Inicio
Energia Solar PDF Imprimir Email

Recibe el nombre de energía solar aquella que proviene del aprovechamiento directo de la radiación del sol, y de la cual se obtiene calor y electricidad. El calor se obtiene mediante colectores térmicos, y la electricidad a través de paneles fotovoltaicos.

En los sistemas de aprovechamiento térmico, el calor recogido en los colectores solares puede destinarse a satisfacer numerosas necesidades, como por ejemplo: obtención de agua caliente para consumo doméstico o industrial, o bien para fines de calefacción, aplicaciones agrícolas, entre otras.

Los paneles fotovoltaicos, que constan de un conjunto de celdas solares, se utilizan para la producción de electricidad, y constituyen una adecuada solución para el abastecimiento eléctrico en las áreas rurales que cuentan con un recurso solar abundante. La electricidad obtenida mediante los sistemas fotovoltaicos puede utilizarse en forma directa, o bien ser almacenada en baterías para utilizarla durante la noche.

Cabe destacar que, aparte de las aplicaciones más usuales: la energía solar térmica y la fotovoltaica, existen otras tres formas para aprovechar esta fuente. Se trata de la energía solar termoeléctrica que produce electricidad con un ciclo termodinámico convencional, a partir de un fluido calentado por el sol. A este se suma la denominada energía solar híbrida, de gran utilidad dada la oscilación de la irradiación según la época del año, ya que combina la energía solar con la combustión de biomasa o combustibles fósiles. Por último, está la energía eólico-solar, en la cual se calienta el aire por el sol y luego sube por una chimenea que contiene generadores de electricidad.

La mayor ventaja de la energía solar es su disponibilidad ilimitada y que no libera partículas o gases de efecto invernadero. La forma más común de generación de electricidad solar consiste en la aplicación de muchas instalaciones fotovoltaicas pequeñas, por lo que se trata más bien de una energía descentralizada, sumando la ventaja de reducir los costos y la pérdida de rendimiento de la energía en los sistemas de distribución. La energía solar contribuye a disminuir la dependencia de la energía importada o producida en grandes plantas de generación centralizada. 

Sin embargo, como desventaja se debe considerar la oscilación de la radiación solar según época del año, clima y hora. Para lograr una disposición más pareja de la generación de energía solar, es indispensable crear capacidades de almacenamiento. Tomando en consideración un balance ecológico completo, las celdas fotovoltaicas no son totalmente libre de emisiones, debido a que la producción de los paneles requiere de altos niveles de energía, agua fresca y químicos. Para amortiguar este impacto, según un estudio de la Unión Europea, los paneles tienen que estar en uso entre 1,5 y 6 años.

Aplicaciones en Chile

En Chile, la energía solar es utilizada preferentemente en la zona norte del país, en donde existe uno de los niveles de radiación más altos del mundo, específicamente entre la Región de Arica y Parinacota y la de Coquimbo. No obstante, en todo Chile la energía solar es lo suficientemente intensa para poder aprovecharla de forma económica y eficiente, usando tecnología adecuada para cada caso.

Consecuente con esto, hay cada vez más empresas nacionales y extranjeras que se dedican a la venta e instalación de equipos solares de diferentes tipos. Ya son varias decenas de empresas especializadas en el rubro.

Últimamente, se ha empezado a utilizar tecnología híbrida (solar/gas) en la construcción de departamentos en Santiago, consiguiendo una disminución en el monto que se paga por los gastos comunes. A ello se suma la existencia de a lo menos tres colegios en la capital, que calientan el agua con energía solar. También se están masificando las piscinas que aprovechan tecnología térmica solar.

Desde algunos años, el desarrollo de la tecnología fotovoltaica en nuestro país incluye además aplicaciones efectuadas por empresas de telecomunicaciones, aplicaciones en retransmisión de televisión en sectores aislados, sistemas de iluminación de faros con paneles fotovoltaicos y electrificación rural.

En el marco del Programa de Electrificación Rural (PER), municipalidades, Gobiernos Regionales y particulares, han instalado estos sistemas para alumbrado y electrificación de viviendas. Entre 1992 y 2000 se han instalado cerca de 2.500 soluciones individuales con sistemas fotovoltaicos, para abastecer de energía eléctrica a viviendas rurales, escuelas y postas.

Actualmente la Comisión Nacional de Energía, dentro del PER, está desarrollando diversas iniciativa para promover e implementar el uso de estas tecnologías.

En el sitio de la Asociación Chilena de Energía Solar se encuentran respuestas a una serie de preguntas frecuentes acerca de esta fuente de energía.

 

Sitios Relacionados

Visualizadores & Plugins | Este sitio cumple con los estándares: